Elige tu ciudad
ROSARIO
SALTA | SANTIAGO DEL ESTERO | BUENOS AIRES
24 de Noviembre de 2017
 
NEWSLETTER
RSS
Economía
volver
Mejor que el resto del país

 

19/03/2017 07:21:07  | El investigador Agustín Salvia presentó los resultados del Barómetro de la Deuda Social, Pobreza y Desigualdad 2010-2016. En Rosario descendió del 5,5 al 4 por ciento la indigencia. La pobreza subió un punto.

FOTOS
VIDEOS
Aumentar tamaño Reducir tamaño
 

Los informes sobre pobreza y empleo que elabora desde 2001 la Universidad Católica Argentina (UCA) no acostumbran a proveer buenas noticias, sobre todo para quienes gobiernan. El objetivo de estos estudios, según consignó el sociólogo Agustín Savia, es “visibilizar un problema y no sólo discutir las cifras”.

Pero los números que contiene el Barómetro de la Deuda Social, Pobreza y Desigualdad 2010-2016 demarcan algunos indicios sobre la compleja realidad. Esta vez, y a pesar de la gravedad de la situación, las cifras no fueron demoledoras para el Gran Rosario, donde según este informe bajó la indigencia y la pobreza se mantuvo estable, con leve incremento.

“A diferencia de lo que ocurrió con el resto del país, los aglomerados Rosario y Gran Rosario experimentan una caída de los índices de la población en situación de indigencia, que va del 5,5 en 2010 a 4 por ciento en 2016”, reveló Salvia, quien calculó que en esa región “hay unas 75 mil personas en situación de indigencia”.

Con relación a la medición de pobreza, en cambio, casi no hubo variación. En 2010 fue de 20,6 y subió al 21,6 en 2016. Lo que sí se aprecia, según Salvia, es un aumento en los últimos dos años, ya que en 2015-2016 saltó del 18 al 21,6 por ciento. “En materia de números, estamos hablando de 313 mil pobres en el Gran Rosario”, apuntó Salvia.

Sin embargo, este indicador es más bajo en Rosario si se lo compara con el total nacional que es de 32,9 por ciento. A nivel nacional desde fines de 2015 se sumaron 1,5 millones de nuevos pobres con lo que la cifra total alcanza los 13 millones.

El investigador consideró que las posibles causas para que se haya dado una baja de la indigencia en este periodo en Rosario del 5,5 al 4 por ciento responde a algunas situaciones particulares. “El análisis demostró que las variaciones se deben a un fuerte componente de los planes sociales nacionales o provinciales, y otro componente fuerte es la informalidad. En Rosario detectamos que el empleo informal de más baja calidad como las changas- se mantuvo, a diferencia de otras ciudades como en el Gran Buenos Aires”, resumió el investigador.

INFLUENCIA DE LA INFLACIÓN

Para Salvia, los índices tanto de indigencia y pobreza están vinculados a la inflación. “Una caída o baja de la inflación como la que está ocurriendo en estos últimos meses puede favorecer a una caída de la pobreza, aunque todavía no haya reactivación económica”.
“En cambio es más difícil revertir la indigencia porque la misma se sostiene en gran parte por los programas sociales, mientras éstos aumenten en el mismo nivel que la inflación, no le ganan y para que ésta baje debe haber más trabajos informales”, dijo Salvia en una conferencia de prensa, antes de disertar en el auditorio de la UCA en Rosario.

El sociólogo destacó que el informe, denominado Barómetro de la Deuda Social, Pobreza y Desigualdad 2010-2016, “debe servir para reconocer la problemática social que tiene la Argentina”.

“Nosotros queremos complementar información y valoramos otras encuestas como las del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). Nuestros datos permiten comparar, porque lo hacemos desde el 2001”, señaló.

Salvia explicó que este trabajo “apunta a la toma de conciencia y al debate político. Venimos haciendo estos trabajos desde octubre de 2001, previo a esos meses trágicos. Lo hacemos sin color político y esa realidad es para tomar conciencia. Ha habido críticas cuando presentamos el informe con el argumento de que antes no criticaban”.

“El oficialismo ha dicho que esto tiene una intencionalidad política, que es oportunista por el contexto en el que se lo presenta. Hacemos lo que hacemos siempre. Si empezamos a pensar cuál es el momento para presentar el informe ya estaríamos especulando. Lo que tendríamos que discutir es el problema de fondo, con políticas de Estado y no partidarias, y no simplemente las cifras”, sostuvo el investigador de la UCA.

EN CRECIMIENTO

La economía de Santa Fe creció 1,7 por ciento durante 2016, impulsada por la actividad del complejo oleaginoso en la primera parte del año. En cambio, se retrajo bruscamente la producción industrial y el consumo de energía, mientras que el empleo privado registrado se estancó. La cifras fueron difundidas ayer por el Instituto Provincial de Estadística y Censos (Ipec), que elabora el Indicador Sintético de Actividad Económica (Isae).

Fuente: Notiexpress / El Litoral (Imagen de archivo)
 
 
volver
Enamorate